Un espacio para difundir las actividades de los fogolares del mundo.
Un sito per diffondere le attività dei fogolârs ator pal mont.

La Corse dai mus - La Carrera de los burros de Fagagna

El primer fin de semana de septiembre, cuando el verano se está despidiendo, se realiza desde aquel 6 de septiembre de 1891 en Fagagna, Provincia di Udine, esta singular carrera que es un homenaje a un animal testarudo, paciente y trabajador, el burro.

Por iniciativa de un grupo de ilustres de Fagagna, su sindaco, el Senador Gabriele Pecile, que escribió personalmente su reglamento; y un comité, presidido por primera vez por Adolfo Baschera, dueño de la hostería Baschera que aún se levanta en la plaza principal; este evento se ubica superponiéndose a un rito folclórico-religioso que ya desde el 1300 se festejaba en el primer domingo de septiembre, la consagración de la Parroquia dedicada a Santa Maria Assunta, centro eclesiástico de Fagagna y de los pueblitos que la rodean. Con el transcurso de los siglos, la festividad fue cambiando, desde plegarias y cantos religiosos muy concurridos y populares, hasta convertirse en una sagra que tiene mucho de las exposiciones rurales que estamos acostumbrados en las provincias argentinas. Exposiciones agrícolas, muestras de nuevos productos, actividades didácticas en una Fagagna muy diferene de la actual, una tierra de pocos, que trabajan muchos. La palabra sagra, derivado del adjetivo sagro como variante de sacro, define puntualmente a una fiesta anual religiosa que fue mutando.

La primera carrera se realizó en una comunidad cuya economía era aún de tipo feudal, por lo que había grandes propietarios de tierras, colonos a quienes se permitía trabajar la tierra pero debían pagar un porcentaje al dueño y muchos peones agrícolas. La sagra de septiembre era una ocasión única de encuentro, de diversión y una oportunidad de conocer lo que estaba ocurriendo en el mundo. Hacia fines del siglo XIX en Fagagna, los caballos casi eran desconocidos, mientras estaba muy difundida la cría del burro. Eran estos animales de hecho, los protagonistas de la vida cotidiana en el trabajo de la tierra, podían transportar pesadas cargas y se lo usaba hasta para hacer girar las ruedas de los molinos. Era una fuente de recursos esencial en la subsistencia de la familia friulana.

Nace entonces la voluntad de convertirlos en las estrellas de un evento que otros lugares estaba destinado a los más "nobles" caballos. El senador Pecile intuyó que un espectáculo con los burros como protagonistas, modestos animales campestres, sería divertido, imprevisible y habría ganado rápidamente el favor del público. Ni hablar de la satisfacción que le daba a los campesinos saber que su burro, paciente y tenaz compañero de fatigas, pero también cabeza dura e indolente, se convertía en una sola carrera en un verdadero campeón, del que hablaban todos durante días.

Desde sus orígenes, la carrera ha tenido un reglamento que le daba clase y estilo, los conductores debían presentarse en mangas de camisa blanca y con la cabeza cubierta con gorros suministrados por el Comité que lo organizaba. El público, vociferante, se ubicaba en gradas construídas sobre los carros que transportaban mercancías. Muchos de los emigrantes dispersos por Europa, volvían a Fagagna para participar de la fiesta. Incluso se organizaban trenes especiales, con tarifas reducidas, que traían a la ciudad a los espectadores provenientes de todo el Friûl y de las regiones vecinas.

Después de tantos años, el interés por el evento no disminuye. Los resultados de la carrera se discuten en programas especiales de la televisión local, la foto del animal ganador y su conductor están en las tapas de los diarios. Los burros son los verdaderos protagonistas y no sus jinetes, las crónicas recuerdan a Pythagoras, Clap, Moro, Talpe, Folk, Cùfful, y más tarde Biel, Témul, Montan, Leon, Corvàt e incluso Fùlmin, Sputnik, Mìssil.

La carrera se suspendió solamente por las guerras mundiales en 1917, 1942, 1943 y 1944. Tuvo diversos organizadores, desde el parroco hasta agrupaciones juveniles de extrema izquierda. Desde 1962, los jinetes y los jurados empezaron a usar casacas coloridas y uniformes realizados por las mujeres del pueblo. Incluso un logotipo, encargado al pintor Otto D‘Angelo que presentó varios bocetos, eligiéndose la estilización de una cabeza de burro que es característica del evento.

Un exitoso promotor de la Corse dai mus fue el escritor Riedo Puppo, con su artículo "Le ultime barèle" de 1962 en el que anunciaba el adios a la competencia. Hecho que precipitó a los espectadores convencidos de presenciar la última carrera. El burro tiene desde el 2000 su monumento en Fagagna, realizado del artista argentino-friulano Alfredo Pecile en piedra piacentina, ubicado frente al Palacio Municipal.

Con cerca de 125 años de historia, esta carrera que ha sabido transformarse de acuerdo a la evolución de los tiempos, del cambio del público y del peligro de extinción de la misma especie animal, constituyéndose en una presencia vital en los festejos de septiembre.

Fuentes:

• http://www.folclore.it/. "Corsa degli Asini a Fagagna, Udine" de Dott. Raffaella Sialino.
• http://eduardobaschera.com.ar/BRAZZA/los_Baschera.html

Recetas publicadas

La gnot dal Agaçon
Los pronósticos de matrimonio de la noche de San Juan

Il truc
Un juego de la Pascua en Cividale

La Gnot dai muarts
El 2 de noviembre, año nuevo celta

San Nicolò y los Krampus de la Carnia
El 5 de diciembre el bien y el mal conviven

El Nadalín
Una tradición navideña alrededor del Fogolâr

Las tradiciones navideñas en el Friûl
Lo sagrado y lo pagano

El carnaval en el Friûl
Mucho más que una fiesta de disfraces

Las monedas de 200 furlans
Conmemorativas de los 900 años de la Patrie dal Friûl

Osmiza
Compartir un vaso de vino, directamente del productor

Il Cjantarin
La canción de navidad

Santa Lucia
13 de diciembre

Fin de año
Las doce noches sagradas entre Navidad y Epifanía

Las tradiciones de la Pasqua
Truc, Cràzzulis, Gubane

El juego de la mora
Un juego ancestral

Il purcit di Sant Antoni
Símbolo de la solidaridad friulana

La Corsa dai mus
La carrera de los burros de Fagagna